Capitulo 138

Arriba
Capitulo 130
Capitulo 131
Capitulo 132
Capitulo 133
Capitulo 134
Capitulo 135
Capitulo 136
Capitulo 137
Capitulo 138

 

Capitulo 138: Medición de la presión compartimentar


Autores:

  •  María Elena Gozalo Cano

    •  Correo: egc1239@hotmail.com

    •  Titulación académica: Diplomada en Enfermería

    •  Centro de Trabajo: Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos. Hospital Universitario Gregorio Marañón. Madrid. España


Resumen:

   El estudio de la Anatomía Humana descubre que los grupos musculares están recubiertos por fascias, más o menos distensibles, que permiten separar unos grupos de  otros. Los grupos musculares rodeados por las fascias son lo que denominamos compartimentos. Dichos compartimentos protegen   el sistema neurovascular y linfático. Cualquier aumento de volumen, ya sea edema, sangre…, dentro de dicho compartimento, secundario a un traumatismo, a una sepsis, a un accidente químico…, producirá un aumento en la presión. Si esta presión es excesiva, comprometerá el recorrido arteriovenoso y producirá deterioro neurológico e isquémia.  El tratamiento médico puede llegar a ser quirúrgico si los signos y síntomas así lo indican. Existe la posibilidad de realizar una medición dentro del compartimento afectado, aunque esta técnica no es muy utilizada dado que existen otros procedimiento con Eco-Doppler, miografia…

   En este capítulo los conceptos a manejar son:

  • Compartimento

  • Presión Compartimental


Medición de la presión compartimentar

 

1. Introducción

   La Presión Compartimental es el valor obtenido en mm Hg al aplicar un sistema de medición en un compartimento anatómico, ya sea este muscular o abdominal.

   El dato permite valorar  el estado de perfusión de los distintos órganos, músculos y grupos  neurovasculares,  evaluar el riesgo de  daño  neuromuscular,  isquemia de los órganos y proporcionar un tratamiento, quirúrgico o no, precoz.

   Si el aumento de presión es muy alto puede ocasionar un Síndrome Compartimental. Este puede ser recurrente, subagudo y agudo. El más grave es el agudo, porque puede ocasionar lesiones neurológicas irreversibles, pérdida funcional de miembros, amputación, afectación sistémica por destrucción tisular (Rabdomiolisis), insuficiencia renal, lesión en órganos abdominales,  entre otros.

El concepto de medición es el mismo en ambos casos, pero la técnica es distinta si se quiere aplicar a un grupo muscular o a la cavidad abdominal. A continuación el capítulo se divide en dos secciones:

  1. Presión Compartimental Muscular

  2. Presión Compartimental Abdominal

2. A Presión Compartimental Muscular

   El estudio de la anatomía humana revela la disposición en compartimentos de los distintos grupos musculares acompañados de vasos arteriales, venosos y, linfáticos y nervios, rodeados de fascias poco o nada distensibles. Cualquier aumento de volumen en dichos compartimentos estancos, a causa de líquido (sangre, exudado,…) generara un aumento en la distensión fascial. Esta distensión es limitada o nula, si sigue aumentando el volumen será a favor de una compresión de los músculos y del paquete neurovascular, provocando  una disminución de la presión de perfusión de los tejidos con el riesgo de lesión por isquemia.

   Es necesario reconocer en que fase se encuentra este proceso porque requiere una intervención quirúrgica de urgencia, y en algunos casos realizar fasciotomías, dejando el cierre primario tardío cuando hayan remitido los síntomas o dejar el cierre por segunda intención.

   Los compartimentos musculares son los siguientes:

  • Brazo: Compartimento anterior, posterior, deltoideo

  • Antebrazo: Compartimento volar (anterior), a su vez contiene tres, superficial, medial y profundo, compartimento dorsal (posterior) y radial

  • Mano: C. interóseos dorsales (4), interóseos palmares (3), espacio tenar, hipotecar, espacio de aproximación del pulgar

  • Dedos: La fascia es firme y ancla la piel al hueso y a la vaina tendinosa. No se puede distender.

  • Muslo: Compartimento anterior, posterior y medial

  • Pierna: Compartimento anterior, lateral y superficial

Procedimiento

1.   Si el dato que queremos obtener es puntual y no una monitorización continua el procedimiento es el siguiente:

Material

  • Un sistema de lectura de presión, ya sea un manómetro, una columna de PVC o  un Transductor con sistema de lavado

  • Jeringuilla de 20 CC.

  • Llave de tres pasos con o sin alargadera rígida

  • Un catéter: tipo Wick, tipo Angiocath 

  • Suero fisiológico

2. Se procederá a la desinfección de la zona con povidona yodada. El catéter será  colocado perpendicular en el compartimento a estudiar por medio de punción directa, puede ser necesario la utilización de anestesia local, según el estado del paciente.

   Una vez colocado este y fijado, se conectará a una llave de tres pasos con o sin alargadera rígida, permitiendo la conexión de la jeringuilla con suero fisiológico (10-20 CC)  y el sistema de medición.

   El nivel de la presión se calibrará en cero en decúbito supino y a la altura de la línea media axilar, a la altura de las aurículas.

   Para medir,  se gira la llave cerrando la salida al sistema de medición, se introduce el suero fisiológico, y cuando está dentro se abre al transductor.

3. Se puede monitorizar la Presión Compartimental de una forma continua, para ello es necesario una catéter tipo Slit y el monitor correspondiente. Fig. 1

   El catéter va dentro de un vaso venoso profundo, por lo que será necesario aplicar el protocolo que en cada unidad se requiera para canalizar una vía venosa.

    Para realizar la medición se introduce un volumen determinado de suero fisiológico. El monitor incorpora  dicha  entrada a través de una jeringa de 20 CC.

Fig.1

Valores

    Si los datos que obtenemos son:

  • 0-8 mm Hg el  valor es normal

  • 20-30 mm HG Hipertensión Compartimental con riesgo de parestesia

  • ≥ 30 mm Hg  Síndrome Compartimental

  • Si la diferencia entre la presión arterial media y la presión compartimental es≥ 40 mm Hg se interpretará como Síndrome Compartimental.

3. B  Presión Compartimental  Abdominal

   Es una técnica que se esta introduciendo en los últimos tiempos en las unidades de cuidados intensivos neonatales y pediátricos. Es un recurso que permite estudiar la evolución de cirugías abdominales y la repercusión en las vísceras intra-abdominales al poder encontrar el valor de la presión de perfusión.

 

Procedimiento

   Se mide a través una sonda vesical conectada a un sistema medición de presión. A continuación y a través de imágenes se analiza esta técnica.

Material necesario

 1. Sonda vesical, térmica o no, urímetro

 2. Manómetro de presión, transductor, tres llaves de tres pasos, alargadera rígida, sistema de suero y adaptador

 3. Bolsas de Suero Fisiológico y Agua bidestilada

1 2 3

Preparar el circuito

 1. Conectar  la sonda vesical a las tres llaves por medio de un adaptador

 2 y 3. Montar el sistema del transductor de presión utilizando una bolsa de suero, sistema, presurizador y alargadera y a la vez preparar el cable que registrara en el monitor la curva de presión y sus valores

 4.  Preparar  la bolsa de suero fisiológico o agua bidestilada con  sistema

 5.  Conectar la alargadera que medirá la presión a la llave de tres pasos distal

 6. Conectar la jeringa en la llave de tres pasos media

 7. Conectar el suero fisiológico o agua bidestilada a la llave proximal

 8. Conectar alargadera con manómetro sino hubiera transductor de presión manteniendo      el resto igual

1 2
3 4
5 6
7 8

Realizar medición

1. Aspirar suero fisiológico con la jeringa de la toma proximal

2 y 3. Cerrar la llave de la toma de suero e  infundir por la sonda vesical hasta vejiga

4 y 5. Abrir la llave distal hacia la vejiga sin cerrar la llave medial para impedir el retroceso del suero que hemos introducido. Después cerrar la llave medial y obtendremos en el monitor la presión de retroceso del líquido infundido

1 2
3 4
5

Calibración y registro

 1. Colocar al paciente en decúbito supino

 2. Colocar el transductor a la altura media axilar paralelo a la pelvis

 3. Proceder a realizar el cero: abrir la llave del transductor al aire, dar la orden al monitor de hacer cero y  esperar la señal del monitor de realizado

 4 y 5. El monitor registrará la curva de presión y el valor será la presión media

 6 y 7. Finalizar aspirando el suero que hemos introducido. Sino al aspirar no podemos retirar todo, dejar a caída a la bolsa colectora descontando dicho volumen de la diuresis total.

 

2 2
4 5
6

Valores

Intra-abdominal hypertension in the critically ill: it is time to pay attention Manu L. N. G. Malbraina, Dries Deerenb and Tom J. R. De Potterc

   Como se observa en el gráfico, presiones inferiores a 15 mm Hg son presiones abdominales normales, entre 15 – 20 mm Hg  se considera hipertensión abdominal y  por encima de 20 mm HG síndrome Compartimental abdominal.

 

Bibliografía:

  1. Compartment Syndrome, Lower Extremity. Stephen Wallace, MD y otros. Marzo 2004.

  2. Manual de cirugía. Tema 57. Síndromes compartimentales de extremidad superior. Sociedad española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética.

  3. Capítulo X. Heridas de las extremidades. Síndrome Compartimental. Rodrigo Pesantez, departamento de Ortopedia y Traumatología. Fundación Santa Fe de Bogotá

  4. Intra-abdominal hypertension in the critically ill: it is time to pay attention. Manu L. N. G. Malbraina, Dries Deerenb and Tom J. R. De Potterc.


Nota expresa de la autora de este capítulo: De producirse beneficios por la publicación de este capitulo en formato Web, serán destinados a la "Fundación Vicente Ferrer"


   

Os invito a que participéis activamente en este capítulo, dejando vuestras aportaciones en la

Sección de comentarios


[Atrás] [Arriba]


ISSN: 1885-7124

Este sitio se actualizó por última vez el 26/02/2014