Capitulo 110

Arriba
Capitulo 99
Capitulo 100
Capitulo 101
Capitulo 102
Capitulo 103
Capitulo 104
Capitulo 105
Capitulo 106
Capitulo 107
Capitulo 108
Capitulo 109
Capitulo 110
Capitulo 111
Capitulo 112
Capitulo 113
Capitulo 114
Capitulo 115
Capitulo 116
Capitulo 117

 

Capitulo 110: Manejo de sondas réctales


Autores:

  • Emma González Fernández

    •  Correo: qvlmqmp@hotmail.com

    •  Titulación académica: Diplomada en Enfermería

    •  Centro de Trabajo: Neonatología. Hospital Universitario Central de Asturias. Oviedo. España

  • Eva Braga Riera

    • Correo: evacuquiella@yahoo.es

    •  Titulación académica: Diplomada en Enfermería

    •  Centro de Trabajo: Neonatología. Hospital Universitario Central de Asturias. Oviedo. España

  • María Álvarez González

    • Correo: malgon@mixmail.com

    •  Titulación académica: Diplomada en Enfermería

    •  Centro de Trabajo: Neonatología. Hospital Universitario Central de Asturias. Oviedo. España


Manejo de sondas réctales

INTRODUCCIÓN

   El manejo de sondas rectales es un procedimiento habitual en la práctica de enfermería, y por ello es importante el conocimiento de la técnica adecuada.

   Aspectos relaciondos con la sonda (tipo, tamaño, material, etc.) y  con el paciente (edad, patología, etc.) son datos básicos a tener en cuenta, pero también son igualmente importantes otros aspectos ligados a la técnica:

  • Por una lado, el conocimiento de las posibles complicaciones como lesiones en la mucosa rectal, perforación intestinal, etc.

  • Por otro, las situaciones en las que está contraindicada la realización del sondaje rectal, como en casos de pacientes intervenidos de colon o recto, pacientes con inestabilidad cardiaca, etc.

   De igual forma, si el profesional de enfermería conoce las distintas finalidades para las que se realiza el sondaje rectal, podrá hacer mejor uso de la técnica e integrar en el procedimiento todos los puntos anteriormente citados.

   Para finalizar, recordar la importancia de establecer un protocolo para la realización de esta técnica en el que estén incluidos el equipo y el material necesarios, así como la descripción, paso por paso, del proceso para asegurar unos cuidados de enfermería adecuados y de calidad.

 

DEFINICIÓN

   El sondaje rectal es una técnica que consiste en la introducción de un catéter rectal a través del esfínter anal hasta el recto.

 

OBJETIVOS

   Se utiliza para distintas finalidades:

  • Administración de enemas (enema de limpieza, de retención, oleoso, ciego, lavativa de Harris)

  • Administración de medicación (enema medicamentoso, enema antiséptico)

  • Aliviar la distensión abdominal (causada por estreímiento o flatulencias, ya que una gran distensión abdominal puede altererar la función respirtoria por desplazamiento del diafragma, y puede comprometer el peristaltismo)

  • Reducir la tempertura corporal

  • Como método diagnóstico (enema de bario, enema aéreo, para comprobar la permeabilidad del esfínter anal)

TÉCNICA Y PROCEDIMIENTO

Equipo y material:

  • Sonda rectal: es un tubo flexible o semirrígido, hueco con un orificio distal grande y un único orificio proximal. Su diámetro externo varía desde los 6 milímetros (mm.) hasta los 36, y su longitud desde los 10 centímetros (cm.) hasta los 50. (Ver Fotografía 1)

  • Sonda rectal de látex o caucho natural: se caracteriza por su óptima rigidez, su gran resistencia a las dobleces y por su alta flexibilidad. Es opaca a los rayos x. Es de un solo uso, debido a la laboriosa limpieza que requiere, pero en casos especiales se podría esterilizar por vapor de agua, óxido de etileno, desinfectantes líquidos o ebullición.

  • Sonda rectal de silicona: se caracteriza por su inocuidad fisiológica y su resistencia. Una ventaja de este tipo de sondas son sus propiedades hidrófugas y antiadherentes.

  • Sonda rectal con balón o doble balón distal: se utiliza en determinadas ocasiones, como la administraciónde un enema de limpieza a un paciente incosciente o la administración de un contraste

  • Lubricante hidrosoluble

  • Material recolector: cuña, bolsa de drenaje

  • Esparadrapo (opcional)

  • Guantes desechables

  • Un hule o protector para la cama

  • Gasas

  • Material para la higiene

Fotografía 1: Algunos tipos de sondas rectales

Descripción:

  1. Reunir el equipo necesario

  2. Identificar correctamente al paciente

  3. Explicar el procedimiento al paciente, cuando la edad lo permita, eso facilita su colaboración y le da seguridad

  4. Procurar intimidad

  5. Levantar la cama a un nivel apropiado

  6. Bajar la barandilla

  7. Lavarse las manos

  8. Proteger la cama o cuna con una sábana travesera o hule para evitar mancharla

  9. Colocar al paciente en posición de Sims izquierda o lateral izquierda, ya que sobre el lado izquierdo se facilita la salida de los gases y en caso de enema permite que la solución se desplace por gravedad hacia dentro, a través de la curvatura natural de rectosigma, mejorando la retención de la misma. Los niños pequeños también pueden colocarse en decúbito supino

  10. Ponerse los guantes

  11. Descubrir el área anal

  12. Lubricar entre 5 y 10 centímetros de la sonda desde la punta para disminuir la resistencia al paso de la sonda por los esfínteres anales

  13. Separar los glúlteos para ver el ano

  14. Pedir al paciente que respire profundamente con la boca para relajar el esfínter anal

  15. Introducir la sonda con suavidad en dirección al ombligo (esta dirección sigue el trayecto anatómico del intestino grueso) cuando el paciente está exhalando. Parar si se queja de dolor o si se siente resistencia

  16. Dejar la sonda durante un período de tiempo de 20 minutos, sobrepasar este tiempo puede producir lesiones en la muchosa rectal

  17. Si es necesario fijar la sonda con esparadrapo a la cara interna del muslo izquierdo, con ello se evita la salida de la sonda

  18. Disponer el material recolector en el extremo distal de la sonda: la cuña por si se expulsa algo de contenido fecal o bien una bolsa de drenaje si lo que se desea es mantener un circuito cerrado y conocer la cantidad de gas o contenido expulsado

  19. Retirar la sonda y limpiar el área rectal

  20. Quitarse los guantes invirtiéndolos y desechándolos para evitar la propagación de microorganismos, y lavarse las manos

  21. Dejar al paciente en posición confortable

  22. Colocar al alcance del paciente la señal de luz o llamada

  23. Valorar la tolerancia del paciente al procedimiento y la efectividad de este a lo largo de 20 – 30 minutos

  24. Anotar la técnica en observaciones de enfermería

Fotografía 2: Técnica de introducción de sonda rectal

 

COMPLICACIONES

  • Alteración del bienestar

  • Deterioro de la integridad tisular

  • Perforación intestinal, para lo cual es importante no introducir la sonda demasiado profunda ni forzar su entrada

  • Ansiedad

  • La presencia de hemorroides externas puede dificultar la entrada de la sonda a través del esfínter, para facilitar su entrada se pide al paciente que realice el esfuerzo de defecar en el momento de introducción de la sonda para abrir el esfínter externo, y las respiraciones lentas y profundas ayudan a relahar el esfínter

CONTRAINDICACIONES

   El sondaje rectal está contraindicado en pacientes recién intervenidos del recto, próstata o con patología rectal por riesgo de perforación intestinal; así como en pacientes con inestabilidad cardíaca por riesgo de estimulación vagal.

Ilustración 1: Anatomía de los esfínteres rectales

 

OBSERVACIONES

   Tamaño y distancia de introducción de una sonda rectal según la edad del paciente. Medidas orientativas.

 

Edad

Distancia de introducción

Tamaño de la sonda(Frenchs)

Diámetro externo

Longitud de la sonda

Recién Nacido

2,5 cm.

12

4 mm.

10 cm.

Lactante

2,5 cm.

14 - 18

6 mm.

10 cm.

2 – 4 años

5 cm.

14 - 18

6 mm.

10 cm.

4 – 10 años

7,5 cm.

14 - 18

10 mm.

20 cm.

> 11 años

10 cm.

14 - 18

6 – 12 mm.

20 cm.

Adulto

15 – 20 cm.

22 - 30

 

30 – 50 cm.

 

PENSAMIENTO CRÍTICO

   El uso de sondas rectales y/o enemas, es un proceso habitual en pediatría, donde se reciben pacientes con patología del aparato digestivo muy variada y que pueden precisar intervención quirúrgica; así como pacientes encamados o crónicos. Esto hace que las sondas rectales y enemas sean instrumentos necesarios para el personal de enfermería.

   Son frecuentes los problemas de distensión abdominal causada por estreñimiento, flatulencias, etc; que precisan de la estimulación rectal para la evacuación de heces o gases.

   Tanto es así que deberíamos reflexionar sobre hasta qué punto realizamos un “uso” o un “abuso” de las sondas rectales y los enemas, teniendo en cuenta que pueden ocasionar lesiones en el recto o que podemos acostumbrar al niño a la estimulación mecánica para realizar sus necesidades fisiológicas, con consecuencias tanto a corto como a medio y largo plazo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Enfermería Pediátrica. Eugenia H. Waechter, Hane Phillips, Bonnie Holaday. 10ª Edición, 1993. Interamericana McGraw-Hill

  • Enfermería Práctica. Sheila A. Sorrentino. 3ª Edición, 1994. Mosby/Doyma Libros

  • Enfermería Pediátrica. Whaley y Wong. 4ª Edición, 1995. Mosby

  • Enfermería Técnicas Clínicas. Julia Esteve Reig, Josefa Mitjans Galitó, Mercedes Abades Porcel, Montserrat Guillaument Olives, Rosa Sancho Lapardina. 2000. McGraw-Hill Interamericana

  • Fundamentos de Enfermería. Patricia A. Potter, Anne Griffin Perry. 5ª Edición, 2002. Ediciónes Harcourt. S.A.

   

Os invito a que participéis activamente en este capítulo, dejando vuestras aportaciones en la

Sección de comentarios


[Atrás] [Arriba] [Siguiente]


ISSN: 1885-7124

Este sitio se actualizó por última vez el 26/02/2014