Capitulo 79

Arriba
Capitulo 67
Capitulo 68
Capitulo 69
Capitulo 70
Capitulo 71
Capitulo 72
Capitulo 73
Capitulo 74
Capitulo 75
Capitulo 76
Capitulo 77
Capitulo 78
Capitulo 79
Capitulo 80
Capitulo 81
Capitulo 82
Capitulo 83
Capitulo 84
Capitulo 85
Capitulo 86
Capitulo 87
Capitulo 88
Capitulo 89
Capitulo 90
Capitulo 91
Capitulo 92
Capitulo 93
Capitulo 94
Capitulo 95
Capitulo 96
Capitulo 97
Capitulo 98

 

Capitulo 79: Cambios de cánula de traqueostomía


Autores:

  •  Pilar Busom Santana

    •  Correo: pbusom@hotmail.com

    •  Titulación académica: Diplomada en Enfermería

    •  Centro de Trabajo: Unidad de Neonatología y UCIP.  Hospital Parc Taulí. Sabadell. Barcelona. España

  •  Francisca Molina Pacheco

    •  Correo: paquitades@hotmail.com

    •  Titulación académica: Diplomada en Enfermería

    •  Centro de Trabajo: Unidad de Neonatología y UCIP.  Hospital Parc Taulí. Sabadell. Barcelona. España

  •  Silvia Gestí Senar

    •  Correo: pbusom@hotmail.com

    •  Titulación académica: Diplomada en Enfermería

    •  Centro de Trabajo: Unidad de Neonatología y UCIP.  Hospital Parc Taulí. Sabadell. Barcelona. España


Resumen:

   Una traqueotomía es una técnica quirúrgica que permite la comunicación directa de la tráquea y vías respiratorias bajas con el exterior a través de un “estoma”. Este orificio nos va a permitir la colocación de una cánula  que al mantenerla fijada alrededor del cuello del paciente permitirá el paso del aire y/o la conexión a equipos de ventilación mecánica si fuera necesario.

   El cambio de cánula de traqueotomía es una técnica que requiere de un conocimiento experto y especializado en su manejo, así como de los cuidados necesarios para su funcionamiento.

   Hay varios tipos de cánulas y la elección de una u otra dependerá del paciente al que va dirigida teniendo  en cuenta que nuestros pacientes pediátricos  abarcan una franja de edad muy variada; con todo esto también tendremos en cuenta la elaboración de un programa educacional dirigido a los padres y/o tutores que les proporcionará el aprendizaje y la confianza necesarios para el cuidado de la cánula y la integración del niño al sistema familiar y social.


Cambios de cánula de traqueostomía

1. DEFINICIÓN Y HISTÓRIA

   El término traqueotomía deriva del griego y significa abrir la tráquea. Su historia es tan antigua como la propia medicina, y de ella encontramos referencia en los tratados médicos más antiguos, tanto así que se la menciona ya en algunos Papiros Egipcios que datan desde los 3.600 años a.C. (…). La primera traqueotomía realizada con éxito a un paciente que padecía de absceso en la tráquea se le atribuye al médico italiano Antonio Musa Prasolava en el siglo XV. Cuatro siglos más tarde Bretonneau operó y salvó la vida de un niño con difteria.

   A principios del siglo XX, la mortalidad postoperatoria tardía era muy alta, pero Jackson en 1921 demostró que observando los cuidados de la cánula y un correcto manejo de asepsia y limpieza disminuían estos índices de mortalidad a un nivel muy bajo.

   DEFINICIÓN

   Una traqueotomía es una técnica quirúrgica que permite la comunicación directa de la tráquea y vías respiratorias bajas con el exterior a través de un orificio practicado entre el segundo o tercer anillo traqueal. Este orificio también llamado “estoma” nos va a permitir la colocación de una cánula que al mantenerla fijada alrededor del cuello del paciente permitirá el paso del aire y/o la conexión a equipos de ventilación mecánica si fuera necesario.

   Las cánulas de traqueostomía son dispositivos tubulares huecos y curvados hacia abajo destinados a ser introducidos en la tráquea para mantener la permeabilidad de la vía aérea.

Existen diferentes tipos de cánulas en función de las necesidades de cada paciente. La elección de una u otra dependerá del paciente al que va a ir dirigida teniendo  en cuenta que nuestros pacientes pediátricos  abarcan una franja de edad muy variada. Pero podemos decir que la cánula de traqueostomía consta de tres elementos básicos: una cánula madre o camisa externa, una camisa interna móvil y un obturador (figura1).

Figura 1. Cánula de traqueostomía  con sus elementos: cánula madre con manguito, camisa interna móvil fenestrada y obturador.

   Las cánulas utilizadas a nivel neonatal y pediátrico suelen estar construidas de material sintético para minimizar el trauma sobre la mucosa traqueal que pudiera ocasionar una cánula metálica. Teniendo en cuenta las diferencias anatómicas entre el adulto y el niño las cánulas presentan notables diferencias.

   Los cartílagos, músculos, membranas mucosas y tejidos son mucho más blandos en el niño esto da lugar a que las estructuras traqueales se adapten totalmente a la cánula y que ésta ocupe la mayor parte de su luz. Por ello, estas cánulas no presentan manguito, ni contienen camisa interna dado su reducido tamaño interno, son cánulas de un solo cuerpo. (Figura 2).

Figura 2

1.1      Descripción de las cánulas de traqueostomía.

CÁNULA MADRE (CM)

   Es la parte que mantiene abierta el traqueostoma y que permite la comunicación entre la tráquea y el aire exterior. La parte más externa presenta una aleta de fijación a través de la cual puede sujetarse al cuello del paciente; en ella encontraremos identificado el número de la cánula, el tamaño recomendado de la camisa interna y las características de la cánula. El grosor de la cánula es progresivo para evitar o atenuar el trauma sobre las paredes de la tráquea acabando con un extremo distal romo. Todas son radiopacas.

   Pueden estar construidas en material metálico (generalmente plata  o aluminio inoxidable) poco utilizadas en el área pediátrica, ocasionalmente en  adolescentes, o material sintético (cloruro de polivinilo, látex, poliuretano, etc.), por su comodidad y variedad estas últimas son las más utilizadas.

CAMISA INTERNA (CI)

   Consiste en un dispositivo hueco que se coloca en el interior de la cánula madre para asegurar la permeabilidad de la vía aérea. Ésta reduce ligeramente el diámetro interno de la cánula pero a su vez evita el recambio de la cánula madre cuando se ocluye su luz con tapones mucosos o incrustaciones sanguinolentas. La camisa interna debe mantenerse íntimamente unida a la cánula madre para ello lleva incorporado en su extremo más proximal un dispositivo de cierre de seguridad.

OBTURADOR

   El obturador es el elemento destinado a facilitar la introducción de la cánula madre a través de la tráquea. Su longitud es ligeramente mayor a la cánula interna o madre con un extremo distal romo para evitar el trauma tisular.

MANGUITO INTERNO

   El balón traqueal o manguito interno es un dispositivo opcional que se incorpora por encima de la luz distal de la cánula madre para conseguir con ello un sellado perfecto de la tráquea. Éste balón puede hincharse y deshincharse desde el exterior a través de una jeringa que se conecta a una válvula antireflujo.

CÁNULA FENESTRADA

   Las cánulas fenestradas incorporan en la cánula madre un orificio que permite el paso del aire a través de la cánula desde la vía aérea superior. Éstas permiten el paso del aire hacia la región oro-naso-faríngea posibilitando la fonación.

 

2. OBJETIVOS.

  •  Conservar abierta una vía aérea para facilitar el intercambio de gases.

  •  Eliminar las secreciones acumuladas en el área traqueobronquial que el  paciente no podrá eliminar espontáneamente.

  •  Mantener la vía aérea permeable.

  •  Mantener limpia y evitar la infección periostomal.

  •  Asegurar la humidificación y calentamiento del aire inspirado.

3. TÉCNICA Y/O PROCEDIMIENTO.

 

3.1. Equipo y material.

Equipo:

  •  Una enfermera para la realización del procedimiento y una auxiliar para la sujeción del paciente. En algunos casos tendremos en cuenta la presencia de una tercera persona.

Material:

  •  Cánula traqueal del mismo número y otra de  uno inferior.

  •  Gasas y guantes estériles.

  •  Suero fisiológico.

  •  Jeringas y agujas.

  •  Lubricante hidrosoluble.

  •  Rinoscópio y pinzas dilatadoras.

  •  Aspirador y sondas de aspiración.

  •  Ambú y fuente de oxígeno.

  •  Fuente de luz.

  •  Cinta de fijación.

  •  Sistemas de humidificación.

3.2. Descripción del procedimiento.

  •  El cambio de cánula lo realizará el equipo de enfermería una vez cicatrizado el estoma o antes por prescripción facultativa. Estos cambios se realizarán según estén protocolizados los cuidados en cada servicio. Habrá que diferenciar entre el cambio de CI y CM. La CI se suele cambiar c/ 8 horas mientras que la CM se cambiará c/ 10-15 días, o por decanulación accidental.

  •  Se tomarán medidas asépticas en ambos casos.

  •  Lavado de manos higiénicos.

  •  Colocaremos al paciente con el cuello en ligera hiperextensión.

  •  Tendremos todo el material necesario preparado en una mesa auxiliar al lado de la cama.

  •  Cortaremos la cinta de sujeción de la cánula a la medida del paciente. En niños muy pequeños o al inicio de la traqueostomía convendrá protegerla con cinta adhesiva suave para prevenir posibles rozaduras en la piel de alrededor del cuello.

  •  Previamente haremos un aspirado de secreciones  si el paciente lo necesita.

  •  Hiperoxigenaremos al paciente durante unos minutos si es preciso.

  •  Retiraremos la CM y haremos la cura habitual del estoma y la piel circundante.

  •  Lubricaremos con lubricante hidrosoluble la cánula nueva con el obturador introducido en su interior.

  •  Introduciremos la cánula nueva con control visual del trayecto con una orientación perpendicular al mismo de 90º. (Figura 3).

Figura 3. Inserción de la nueva cánula madre.

  • En el caso de utilización de cánula con manguito interno se retirará el aire del globo de la cánula a retirar a través de la válvula antireflujo, así como inflaremos el globo de la nueva cánula para comprobar  su intregridad por la inexistencia de fugas.

  • Cambio de CI (cánulas de doble cuerpo):

    • La técnica es mucho más sencilla. Se mantendrá también el cuello con ligera hiperextensión,  se retirará la CI del interior de la CM en sentido contrario a las agujas del reloj sujetando las aletas de la CM para evitar su movilización. La guardaremos para su posterior limpieza y desinfección y  colocaremos la cánula nueva haciendo un pequeño giro inverso hacia la derecha.

    • *Tendremos en cuenta que las cánulas neonatales y las que abarcan los primeros años de vida del niño, al ser de muy pequeño diámetro, solo se componen de un solo cuerpo,  la cánula madre.

  • Cambio de la cinta de fijación:

    • Cortaremos la cinta  a la medida adecuada al paciente y la protegeremos con un adhesivo suave, esparadrapo hipoalergénico, para evitar posibles erosiones en la piel de alrededor del cuello y la fijaremos a los dos extremos de la CM. Antes de fijarla con los nudos (no lazadas) colocaremos un dedo entre la cinta y el cuello  para evitar apretar demasiado y asegurar que halla la tensión suficiente para evitar la decanulación.

  • Limpieza de las cánulas.

    • Para limpiar las cánulas de un solo cuerpo, haremos uso de agua estéril y un detergente antiséptico. Si fuera necesario se puede hacer uso de un cepillo suave para eliminar las posibles incrustaciones. Se aclarará bien con suero fisiológico y se introducirá en una solución desinfectante, durante unos 20 minutos. Volveremos a aclarar bien con SF y la secaremos y guardaremos con gasas estériles hasta su reutilización.

    • La limpieza de CI cuando se utilizan cánulas de doble cuerpo se realiza c/ 8 h con agua y jabón desinfectante y sumergiéndola en solución de CIDEX durante 20 minutos. Se aclarará con SF secándola y guardándola asépticamente hasta su reutilización. (Figura 3.)

    • Todo esto podrá variar  dependiendo de los protocolos de higiene y uso de desinfectantes establecidos en cada centro hospitalario.

Figura 3. Limpieza de cánula interna.

3.3 Pensamiento crítico.

   Durante la lectura del capítulo nos queda claro que la realización de una técnica tan específica como esta tiene que ser realizada por personal preparado y cualificado. Toda técnica comporta un riesgo y con ello complicaciones en el paciente que podrán evitarse si somos conscientes de la importancia del aprendizaje en la realización de éstas.

   Al ser una técnica invasiva genera tensión y estrés tanto al paciente como a la familia y todo esto se magnifica teniendo en cuenta que estamos hablando de pacientes pediátricos con una franja de edad muy variada, por ello hemos de establecer una relación profesional-paciente-familia de confianza y empatía así como un ambiente confortable que nos va a facilitar la realización de todo el procedimiento que supone el cambio de cánulas de traqueostomía.

   Otro de nuestros objetivos es la educación paciente-familia. Con el día a día ayudaremos a que la familia y el paciente sea capaz de mostrar la seguridad y confianza suficientes para asumir ellos solos la realización de la técnica.

 

3.4 Complicaciones.

 

COMPLICACIONES

SIGNOS DE ALERTA

ACTUACIONES

MEDIDAS PREVENTIVAS

Estrechamiento del orificio ostomal.

Alteración signos vitales.

Distrés respiratorio.

Ansiedad.

Cianosis.

Sudoración profusa.

 

Colocar cánula lo más rápido posible.

Hiperoxigenar.

Tranquilizar al paciente.

Hacer uso del Rinoscopio y/o pinzas dilatadoras.

Tener a mano cánulas un nº mayor y menor del paciente.

Control de la cinta de fijación para evitar posibles decanulaciones accidentales.

Creación de falsa vía.

Enfisema subcutáneo.

Sangrado.

Perforación esofágica.

Retirar cánula.

Colocar nueva cánula y comprobar  ubicación.

Auscultación torácica.

Compresión si sangrado importante.

Personal preparado y cualificado para la realización de la técnica.

Infección

Irritación y picor local.

Cambios aspecto secreciones.

Fiebre.

Alteración constantes vitales.

Incrementar medidas higiénicas.

Curar el estoma s/ pauta.

Mantener seca y limpia la zona periostomal.

Incrementar la ingesta de líquidos.

Lavado higiénico de manos antes y después de cada técnica.

Higiene adecuada de la CI y CM.

Broncoaspiración

Vómito.

Cianosis.

Alteración signos vitales.

Ansiedad.

Distres respiratorio.

Aspiración de secreciones.

Hiperoxigenar.

Tranquilizar al paciente.

 

Colocar al paciente semifowler durante la canulación.

Colocación de SNG si precisa.

Auscultación torácica para comprobar la entrada de aire.

 

3.5 Observaciones.

   A la hora de realizar esta técnica tendremos en cuenta varias consideraciones:

  •  La cánula a utilizar no podrá ser demasiado larga, por las lesiones que puede ocasionar en los tejidos circundantes, al mismo tiempo no podrá ser muy corta ya que podría desubicarse con facilidad.

  •  Evitaremos forzar la entrada de la cánula porque causaríamos lesiones en la mucosa y falsas vías.

  •  Todo y que no es una técnica estrictamente aséptica es importante asumir una buena higiene de manos  y uso de guantes estériles para evitar infecciones oportunistas.

  •  Colocaremos al paciente, siempre que sea posible, es posición semifowler a la hora de realizar la técnica para evitar posibles aspiraciones a vías respiratorias.

  • Una de nuestras prioridades debe ser proporcionar un ambiente confortable y de confianza para el paciente y su familia favoreciendo la disminución del estrés y ansiedad que ocasiona dicha técnica.

3.6 Bibliografía utilizada.

  1. Fernández Crespo B.,Peirani Andino B. Cuidados de enfermería del enfermo traqueostomizado. Enfermería Científica, nov.1998; 80: 13-14.

  2. Fornás C. Cuidados de Enfermería  a los pacientes portadores de traqueostomía en Cuidados Intensivos Respiratorios para Enfermería. Ed. Springer-Verlag Ibérica. Barcelona, 1997.

  3. P. Ortega del Alamo . Atención al paciente traqueostomizado. Cuidados y recomendaciones al paciente traqueotomizado.

  4. Hernández Nava, Carmen. Cuidados de enfermería a pacientes con traqueostomía. Desarrollo Cientif. Enferm. 3 (4): 14-18. Artículo.

  5. Koizer B., Erb G., Blais K., Johnson S.Y., Temple J. S. Técnicas en Enfermería Clínica, Vol. II Madrid 1998. Ed. Mc Graw Hill Interamericana.

  6. Leiva Jiménez L., Leiva Jiménez R. Traqueostomía: Atención de enfermería. Enf. Científ.1986; (51): 52-56.

  7. Salas Campos L.,Solé i Fabregas A., Rodríguez Hebra I., Martín Rivero B., Martínez de la Chica A., Grau Navarro M., Mateo Marín E. Cánulas de traqueostomía. Rev. ROL Enferm.; vol. 21(238): 95-101.

  8. Salas Campos L. et al. Cánulas de traqueortomía: innovaciones y técnicas nuevas. Rev. ROL Enfem., mayo 2000; vol 23(5):393-8.

  9. Wholey C. Wong. Enfermería Pediátrica 4ª Ed. Ediciones Mosby/ Doyma Madrid, 1995.

3.7 Glosario y siglas utilizadas.

  • CM: Cánula madre.

  • CI: Cánula interna.

  • SNG: Sonda nasogástrica.

  • CIDEX: Solución desinfectante de glutaraldehido al 2%.

  • DECANULACIÓN: Salida accidental de la cánula traqueal.

   

Os invito a que participéis activamente en este capítulo, dejando vuestras aportaciones en la

Sección de comentarios


[Atrás] [Arriba] [Siguiente]


ISSN: 1885-7124

Este sitio se actualizó por última vez el 26/02/2014