Capitulo 161

Arriba
Capitulo 147
Capitulo 148
Capitulo 149
Capitulo 150
Capitulo 151
Capitulo 152
Capitulo 153
Capitulo 154
Capitulo 155
Capitulo 156
Capitulo 157
Capitulo 158
Capitulo 159
Capitulo 160
Capitulo 161
Capitulo 162
Capitulo 163
Capitulo 164
Capitulo 165
Capitulo 166
Capitulo 167
Capitulo 168
Capitulo 169
Capitulo 170
Capitulo 171
Capitulo 172
Capitulo 173

 

Capitulo 161: Las deshidrataciones: Equilibrio ácido-básico


Autores:

  • Visitación Izquierdo Izquierdo

    •  Correo: visizdo@yahoo.es

    •  Titulación académica: Diplomada en Enfermería

    •  Centro de Trabajo: UCIP HGU GREGORIO MARAÑON, Madrid. España

  • Ana Isabel del Burgo  de Sala

    • Correo: adelburgosala@yahoo.es

    •  Titulación académica: Diplomada en Enfermería

    •  Centro de Trabajo: UCIP HGU GREGORIO MARAÑON, Madrid. España

  • Marta Cordero Martínez

    • Correo: mcordero@mi.madritel.es

    •  Titulación académica: Diplomada en Enfermería

    •  Centro de Trabajo: UCIP HGU GREGORIO MARAÑON, Madrid. España


Resumen:

   La deshidratación es una alteración metabólica debida a la pérdida de electrolitos y agua, que compromete las funciones orgánicas. Presenta balance hidrosalino negativo ya sea disminución de ingresos, ingesta inadecuada y/o  aumento de perdidas.

   Las causas más frecuentes son digestivas, sobre todo gastroenteritis aguda (GEA) y menos frecuentes síndromes de malabsorción: golpe de calor, metabólicas, perdidas excesivas de agua y electrolitos.

OBJETIVOS

  • Conocer la importancia del agua y los electrolitos para el organismo.

  • Valorar el grado de deshidratación y los distintos tipos por signos clinicos.

  • Conocer los cuidados que deben aplicarse al niño deshidratado.

  • Conocer y evitar en lo posible las complicaciones.


Las deshidrataciones: Equilibrio ácido-básico

1. Definición

   La deshidratación es una alteración metabólica debida a la pérdida de electrolitos y agua que compromete las funciones orgánicas.

   Las causas más frecuentes son digestivas, sobre todo gastroenteritis aguda (GEA) y menos frecuentes síndromes de malabsorción: golpe de calor, metabólicas, perdidas excesivas de agua y electrolitos.

   Objetivos:

  •  Conocer la importancia del agua y los electrolitos para el organismo.

  •  Valorar el grado de deshidratación y los distintos tipos por signos clínicos.

  •  Conocer los cuidados que deben aplicarse al niño deshidratado.

  •  Conocer y evitar en lo posible las complicaciones.

2. Importancia del agua y electrolitos

    El  agua corporal se mantiene sin cambios debido a que se equilibran sus entradas y salidas. Podemos decir que el balance hidrosalino es la diferencia entre la ingesta y la eliminación de agua y electrolitos.

   Se consideran entradas exógenas la ingesta y endógenas la oxidación de los principios inmediatos. Las pérdidas pueden ser insensibles o potestativas: orina heces, sudor drenajes...

    Las necesidades de líquidos pueden aumentar o disminuir en algunas situaciones y es preciso conocerlas ya que pueden darse durante el ingreso en la UCI. Aumentan en situaciones de hipertermia, estrés, hipertiroidismo, hiperventilación, sudoración, drenajes. Disminuyen en situaciones de hipotermia, hipotiroidismo, sedación, relajación muscular, humedad ambiental elevada y ventilación mecánica con humidificación.

   Los electrolitos tienen la peculiaridad de mantenerse en equilibrio dentro y fuera de la célula gracias a las membranas celulares. Cuando se producen pérdidas no equilibradas de agua y/o electrolitos , en uno de los compartimentos ( intracelular o extracelular) se crea un gradiente osmótico y el agua se desplaza hacia el espacio de mayor osmolaridad para volver al equilibrio.

 

3. Clasificación de las deshidrataciones

    Las deshidrataciones pueden ser leves, moderadas o graves según la pérdida de agua o de peso (tabla II) y en función del sodio (Na) se definen como isotónicas, hipertónicas o hipernatrémicas, e hipotónicas o hiponatrémicas (tabla I)

    En la deshidratación hipotónica el agua entra en el espacio intracelular. Se produce un edema intracelular  y/o deshidratación extracelular.

    Si el agua total está aumentada , la llamada intoxicación hídrica , se produce edema intracelular con hiponatremia. Si el agua total está disminuida hay deshidratación extracelular y tendencia a un shock hipovolémico.

    En la deshidratación hipertónica el agua sale de la célula, el espacio extracelular se expande y el espacio intracelular se deshidrata.

    Si el agua total está aumenta habrá edema con hipernatremia , intoxicación salina y un incremento de la volemia. Si el agua total está disminuida habrá deshidratación con hipernatremia y normovolemia.

  

Tabla I. TIPOS DE DESHIDRATACIÓN Y CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

 

Na+

Frecuencia

Osmolaridad

Afectación

Clínica

Conciencia

Aspecto de la Piel

Riesgo shock

Na total

Cloro

Hipotónica

< 130

5-10%

< 280

Espacio extracelular

Hipovolemia, Hipotonía

Coma, convulsiones

Húmeda

Importante

Descendido

Descendido

Isotónica

130-150

65%

 280-310

Espacio extracelular

Hipovolemia

Letargia

Seca

Medio

Descendido

Normal - elevado

Hipertónica

>150

25%

>310

Espacio intracelular

Neurológica, fiebre, Sed

Irritabilidad, convulsiones

Gruesa, pastosa

En casos graves

Descendido

Elevado

 

  Tabla II. VALORACIÓN DEL GRADO DE DESHIDRATACIÓN POR SIGNOS CLÍNICOS

 

DESHIDRATACIÓN

Pérdida de peso

Conciencia

Pliegue

Piel

Mucosas

Fontanela

Ojos

Perfusión

Pulso

Tensión

Diuresis

1º grado

leve

3%-5%

normal

negativo

normal

normales

normal

normales

normal

normal

normal

normal

2º grado

moderada

6%-10%

irritable

positivo

seca

secas

hundida

hundidos

enlentecido

aumentado

descendida

disminuida

3º grado

severa

10%-15%

obnubilado

muy positivo

pastosa

muy secas

 muy hundida

muy hundidos

acrocianosis

aumentado o disminuido

hipotensión, shock

oliguria/anuria

 

4. Material necesario

   Si la deshidratación es moderada o severa se necesitará:

  •  Cable con tres electrodos para monitorización electrocardiográfica y cuyas derivaciones disponibles son I, II, III. Los electrodos se colocarán: electrodo brazo derecho, en línea media clavicular derecha, debajo de la clavícula; electrodo brazo izquierdo: en línea media clavicular izquierda, debajo de la clavícula; electrodo de referencia: en línea media clavicular izquierda , más abajo que el anterior.

  •  Material para canalizar vía venosa periférica:

    •  jeringas de 5cc

    •  llave de tres pasos con alargadera

    •  gasas estériles

    •  antiséptico

    •  guantes

    •  SSF

    •  compresor

    •  catéter periférico

    •  puntos de aproximación o esparadrapos.

    •  férula si precisa

    •  empapador

  •  Material para canalización de vía venosa central:

    •  material de limpieza de la zona donde se va a insertar el catéter

    •  material para sondaje vesical en caso de que la vena elegida sea la femoral.

    •  material para la mesa:

    •  guantes estériles

    •  compresas estériles

    •  paños estériles(cerrados y fenestrados)

    •  bata estéril

    •  gorro y mascarilla

    •  antiséptico

    •  jeringas de 5cc

    •  catéter para vía central

    •  catéter para vía periférica

    •  hoja de bisturí

    •  aguja resta de sutura (2/00)

    •  suero heparinizado (0.1cc de heparina por 100cc de SSF)

    •  sabanas para rodillo

    •  dos recipientes estériles, para suero heparinizado

    •  bolsa de residuos

    •  empapador

    •  material de sujeción del paciente

    •  presurizador y cable de presión del monitor

  •  Sueros más usados en la deshidratación: los líquidos intravenoso que infundimos han de ser preferiblemente isotónicos como el suero salino fisiológico, el ringer lactado y el glucosalino ½ , sobretodo en lactantes pequeños. Los cristaloides son los fluidos de elección en la deshidratación y se distribuyen rápidamente por el espacio intracelular y extracelular.

 

5. Cuidados de enfermería

  •  Control de constantes vitales horarias

  •  Control  y  medición de la diuresis

  •  Vigilancia de cambios hemodinámicas con especial atención a la PVC  (presión venosa central )

  •  Asegurar adecuada ventilación y oxigenación.

  •  Observación del nivel de conciencia

  •  Extracción de analíticas solicitadas , avisando al pediatra de cambios electrolíticos séricos .

  •  Corregir acidosis según prescripción médica.

  •  Anotar el número de deposiciones.

  •  Procurar buena higiene de la piel tras la deposición y evitar contaminaciones cruzadas haciendo  lavado de manos y cambio de guantes.

  •  Hacer balance de líquidos por turno.

  •  Favorecer el contacto entre el niño y su familia no olvidando el aspecto emocional y la carga de estrés que supone el ingreso del niño en la UCI

  •  A medida que el proceso sea favorable iniciar tolerancia oral.

6. Bibliografía

  •  López-Herce et al. ( 2001): Manual de Cuidados Intensivos Pediátricos. Ed.Publimed.

  •  Manual para enfermería , Unidad Cuidados intensivos Pediátricos de HGUGM

  •  Casas Lechón, Pilar: Deshidratación en el niño en Enfermería en Pediatría , Hospital Infantil Universitario Niño Jesús.

   

Os invito a que participéis activamente en este capítulo, dejando vuestras aportaciones en la

Sección de comentarios


[Atrás] [Arriba] [Siguiente]


ISSN: 1885-7124

Este sitio se actualizó por última vez el 26/02/2014